domingo, 17 de febrero de 2013

Tierra incendiada

Y me pide que haga, que construya,
    que luche, que valga la pena vivir,
                 porque todos somos valiosos,
y qué hacemos algunos,
               a vecs,
                   encerrados en nuestra propia caparazón,
rezamos por los pobres,
¡ay los bienaventurados pobres, los dueños del reino!,
pero no les cantamos,
no les enseñamos a leer el mundo,
                 también rezamos por los enfermos,
pero qué lejos del cuerpo que duerme a nuestro lado,
y Fandermole:
"de la boca de un nene gris que corre"
sonámbula tras de mí
y nos sentimos salvos.
                     Hermanos, a las cosas.
        Pa' que me ayuden a estar de pie.
   Este tiempo es
"para que no se nos pudra el egua y el pan."
        Com-parto
este pozo de agua fresca
en tanto desierto de palabra deshabitada.
"Si pienso en alguien  por quien vivir..." 
         ay...
tantos rostros amados
   donde "casi nada se tiene en pie"
               que solo hallo palabras para sentir,
palabras donde no agoniza un ángel guardián...
                                                                  palabras
                               que yo "condeno a sobrevivir"
                                           canto
                                   palabras
                                         del corazón
y "tan débil soy que mi voz es mi mano alzada y fuerte,
no sé qué más hacer en esta tierra incendiada..."
sino decir.