martes, 16 de octubre de 2012

Celebración del brasero

Hoy en el día en que la histórica Plaza de Mayo fue de casi todos los descamisaditos, tambiénla nuestra quiero hablar sobre un lápiz "luminoso". Siempre amé el lápiz porque con él me sentí inscripta al género humano y sobre todas las cosas nuevas a su Memoria, con él escribo cada día mi propia biografía yla historia de los que amo,porque el yo es puro cuento y quienes somos sino loque decimos que somos.  Me q  uedé encantada con Zenobia,la esposa de Juan Ramón Jiménez,el que ponía j donde correspodía g por considerarla gorda y prosaica , cuando leí que ella sacaba punta a todos los lápices, porque él solo escribía con ellos,y no soportaba su ruido sobre las hojas de sus cuadernos. Volviendo a este novedosímo lápiz, para mí,al - ahorita al +,lo quiero tambíen para mí, sobre todo después de lo que viví el sábado pasado, cuando nos encontramos éramos distintos. Y volviendo al principio de  este lápiz, parafraseando al uruguayo: GRACIAS POR EL LÁPIZ-FUEGO. Celebro que las cenizas no sean el final del fuego.