lunes, 1 de abril de 2013

Etiquetas (la leyenda continúa)

Si me das a elegir, así rapidito no más te digo:  me resisto a etiquetar, porque vivo en los bordes, amo los puentes y ni a las orillas del río puedo llegar... caigo sangrante en el intento y no hay corazón que me rescate ni fe (con todo el valor que se necesite para creer en el amor del Padre que nunca abandona) que me sostenga para llegar hasta la etiqueta, ¡oh Dios!, y menos colocarla, aun llorando en mi interior. ¿Quién dijo que todo está perdido?, yo no alcanzo a etiquetar y no hay documento inalterable que me asista ni siquiera un poco más. Yo no nací para esto.