lunes, 1 de abril de 2013

Las etiquetas son inmortales

Y
 salen 
sonrientes
 de la muerte
       y con un       pelotón por 
           fondo, ordenan,        pregonan a los gritos: 
           hay que etiquetar.                                  Hay que tener 
             (así como D.de N. y U.)                                               un norte y un sur,
                el norte no puede ser el sur,                                          unos, arriba, yo + vos 
                  = nosotros = abajo, como                                          la ley del padre Gramajo. 
                Realizo un esfuerzo heroico                                                 por ir olvidándolas
                ya que se llevan mi aire,                                         la luz (detesto la oscuridad)
                las cosas queridas. Entonces                                         grito fuerte y lastimero:
                 que venga un viento cargado                                            de algodón chaqueño, 
                 de ésos que queman los                                   dientes, derriban los consabidos 
                 muros y se lleve todas,                                                 todas y cada una de las 
e
ti
que
tas 
pesadas 
como párpados.
    ¡Ojos de cielo,          no me abandones!
        Hoy necesito                                aquella promesa: 
         "He aquí que hago        nuevas                   todas las cosas".
O. K.