sábado, 12 de abril de 2014

En salida

En la periferia de la existencia sale sin asco a buscar a los campesinos sin campos, a las mujeres sin escuela, a los derrotados sin clandestinidad, a los oprimidos sin reino. A todos, toditos, sin nadita que quitarles.
Lo impulsa la alegría libre de no robarle a los demás. En la intimidad de la salida sueña con el canto nuevo, clama por unos compañeros resucitados en el pueblo que repartan según las necesidades de cada uno y no bla, bla bla....según las variables del mercadeo, micro y macro y bla, bla bla, y poder de compra,bla bla bla.
 Ay, solo falta que el hombrecito salga.


Hay que primerear
sí, sí, sí,
Che, Che, Che,
que feliz
que fui, fui, fui,
saber del aguante fraterno,
          del mirar atento a los frutos celestes,
          de celebrar hasta con la abuela, sin quejas ni alarmas rechinantes,
          de festejar las horas del día,
          de victorear que hay un solo corazón
           sin prisa ni pausa en este mundo de muertos.
 Y la Mujer está de pie
en el resplandor de un extraño país.
Y que se rinda tu madre
como dice el poeta.