domingo, 24 de agosto de 2014

No me puedo escribir

Borroneada, tachada, corregida me hallo esta mañana.Mi cuerpo-cuaderno ya no es una hoja en blanco, pero se resiste mojado, cascoteado, zamarreado, tenaz en su respuesta de no querer abrir los ojos ni pispear la claridad retardada por la tormenta. Tendremos batalla me digo cuando me siento y bajo los pies al piso de baldosas rojas. Hoy me toca escribir con las venas,el domingo de la roca hace su entrada triunfal.