martes, 26 de marzo de 2013

Equipo plural 2 - El regreso de los buenos

Ellos están en los cielos de todas las rayuelas.
Temblábamos juntos cada vez que nos encontrábamos o compartíamos una actividad con nuestros chicos, porque había que esperar que las cosas decantasen, porque nada era como parecía o porque esto no me cierra y me hace ruido. Cada uno de los profesores tutores era ese palito o estaca que se ataba a cada arbolito con un trapo o una tira de tela, nunca con alambre,  para que cuando el árbol creciera con su ancho tronco y su espesa fronda.se deshiciera del paño que después de muchas lluvias y muchos soles, caía derruido por el tiempo (¿te das cuenta?, y después dicen que los pibes no pueden) Charlábamos y conversábamos sin cesar, cada encuentro era el comienzo de una esperanza para derrotar la tristeza. No era un proyecto utópico, era un tiempo presente,  hasta construíamos un cielo provisorio, pero cielo al fin ¿o al comienzo?. Con ellos sentía "estar tocando mañana". Guardo esa provocación que me dejaron a ser más ser humano. Me dieron pa' que tenga y pa' que guarde.