viernes, 15 de marzo de 2013

Muchas hojas

                                                                                                                                                   a Mónica

El gracioso viento
                   de este otoño anticipado
llenó sin contemplaciones
                             mi vereda recién pulida
de estas hojas tan livianas
                                       tan verdes y ajenas
                                                                   que me hicieron palidecer
 oscurecieron
                    acechando las baldosas
                                                           negadas, pisoteadas,
fieles con vocación de estaca
                                            siempre en el mismo lugar recibiendo cada mañana nueva
mi mirada
                entreabierta.